¿Buscar palabras exactas?
¿Buscar en títulos?
¿Buscar en contenido?
¿Buscar en artículos?
¿Buscar en páginas?
Filtrar por categorías
Actividad Especial
Actividades para Mitras
Actividades Pasadas
Actividades Permanentes
Artículos
Budismo para Jóvenes
Budismo y Meditación
Chi Kung
Clases Permanentes de Yoga
Conferencias
Cuerpo Consiente
Curso Fundacional
Curso Fundacional de Budismo y Meditación
Curso Fundacional de Meditación
Cursos Iyengar Avanzados
Dharmapriya
Festivales
Meditación
Mindfulness
Noticias
Plan de Estudio Formal
Plantilla
Puyas
Retiros
Retiros de Yoga
Shiatsu
Sin categoría
Tai Chi
Talleres de Yoga
Talleres Especiales
Yoga
Yoga para Jóvenes
Yoga Principiantes
Yoga Restaurativa
Yoga Terapéutica

El simbolismo del mándala de los Cinco Budas

El cuerpo histórico y el cuerpo absoluto del Buda: Rupakaya y Dharmakaya

Representación moderna de la mándala tradicional de los cinco Jinas

Representación moderna de la mándala tradicional de los cinco Jinas

Lo primero que debemos entender, y que es muy importante, es que el Buda era un ser humano. Sin embargo, un Buda es un tipo especial de ser humano, de hecho el tipo más elevado de ser. Es alguien que en su desarrollo espiritual trasciende el recorrido ordinario de la humanidad, superando el estado simple del ser humano. Un Buda es un ser humano que ha alcanzado bodhi, o de una forma más técnica, que ha alcanzado samyaksambodhi.

Bodhi significa “Conocimiento” o “Entendimiento”, e incluso “Despertar”. Samyaksambodhi significa “Conoci miento Supremo” o “Entendimiento Perfecto”. Bodhi, sin embargo, implica mucho más que el simple conocimiento e incluso mucho más que el Conocimiento Transcendental. En términos generales, bodhi (lo que hace que un Buda sea Buda) tiene tres aspectos; por razones prácticas los llamaremos aspectos cognitivo, volicional y emocional.

El Aspecto Cognitivo de Bodhi

Desde este punto de vista bodhi es un estado de Visión Clara, de Sabiduría, de Conciencia. ¿Pero una Visión Clara de qué? En primer lugar es una Visión Clara en relación a nuestra propia persona. Dicho de otro modo esto significa ver nuestro interior de una manera clara, penetrante y profunda, dándonos cuenta de cómo estamos condicionados, gobernados por la mente reactiva en todos los diferentes niveles de nuestro ser, (reaccionamos mecánicamente o automáticamente debido a nuestro condicionamiento psicológico pasado, del que con demasiada frecuencia somos inconscientes). Significa ver, además, darnos cuenta del grado en que nos dominan las emociones negativas en contra de nuestra propia voluntad (y a menudo sin nuestro conocimiento). Luego, se encuentra la Visión Clara en relación a los demás. Esto significa extender nuestra visión, para ver la forma en que otros también están condicionados. Después, si vamos más lejos aún, la Visión Clara consiste en incluir en nuestra visión todos los fenómenos, la naturaleza entera, el universo mismo en todos sus niveles, viendo que estos también se encuentran condicionados, dándonos cuenta de su transitoriedad, de lo cambiante, frustrante e irreales que son.
Esta es una Visión Clara no sólo en el sentido del condicionamiento universal, sino que va más allá de lo condicionado, hasta encontrar lo Incondicionado; es distinguir lo Eterno en las profundidades de lo transitorio, lo Real en las profundidades de lo irreal, e incluso a la larga, ver los dos como uno -como diferentes facetas de uno, y ver la Realidad absoluta última-.

El Aspecto Volicional de Bodhi

Bodhi no es solamente un estado de Conocimiento, también es un estado de Libertad ilimitada, de Emancipación subjetiva y objetiva. En forma subjetiva es un estado de libertad con respecto a toda corrupción moral y espiritual. En otras palabras, consiste en quedar libre de, por ejemplo, “Los Cinco Venenos Mentales”,de todas las emocionas negativas, de todos los procesos de la mente reactiva. En forma objetiva consiste en quedar libre de las consecuencias de esa corrupción o, dicho de otro modo, consiste en quedar libre del karma y del renacimiento: de todos los giros de la “Rueda de la Vida”. En un sentido más positivo podemos decir que esta Libertad, el aspecto volicional de bodhi, consiste en un estado ininterrumpido de creatividad, especialmente de creatividad y espontaneidad espirituales.

El Aspecto Emocional de Bodhi

Bodhi es también un estado de emoción positiva, o quizás debemos decir un estado de emoción espiritual. Este también puede describirse en un sentido objetivo y subjetivo: en forma subjetiva consiste en un estado o experiencia de un Gozo, Dicha y Éxtasis supremos; en forma objetiva se manifiesta en un estado de Amor y Compasión ilimitados hacia todos los seres vivos.

Los diferentes cuerpo del Buda

Por lo tanto, un Buda es un ser humano que, habiendo alcanzado el estado de samyaksambodhi, es la personificación de la Visión Clara, la Libertad, la Felicidad y el Amor. He venido usando la expresión “un Buda”, sin embargo al principio de la tradición budista, solo había un Buda, el Buda Shakyamuni, la figura histórica humana. Hallamos que aún durante el tiempo de vida del Buda se marcó una distinción espiritual importante -parece ser que incluso el Buda mismo hizo esta distinción- entre el individuo histórico Iluminado por una parte, y el principio abstracto de la Iluminación; es decir, entre el Buda y la Budeidad.

El cuerpo histórico y el cuerpo absoluto del Buda: Rupakaya y Dharmakaya

Esta distinción encuentra expresión en ciertos términos técnicos. Se conoce a la personalidad histórica Iluminada como rupakaya o el “Cuerpo-Forma”, (rupa es forma, kaya, es cuerpo o personalidad). Al principio de Iluminación, independiente de la persona que la alcanza, se le conoce como el dharmakaya, el “Cuerpo de la Verdad” o el “Cuerpo de la Realidad”. A pesar de esta distinción no debemos pensar que existe una diferencia: tanto el Cuerpo-Forma como el Cuerpo-Dharma son, en cierto sentido, los cuerpos del Buda.

Durante los tiempos del Buda no se insistió demasiado en esta diferencia debido a que en su caso particular Buda y Budeidad, rupakaya y dharmakaya, se encontraban unidos. No obstante; después del parinirvana la distinción se volvió más grande. Después de todo, el Cuerpo-Forma había perecido y se había marchado, el Buda histórico solo existía en forma de reliquias en stupas, mientras que el Cuerpo-Dharma se encontraba eternamente presente. Podemos imaginar que el Mahayana temprano (que fue el primero que marcó la distinción entre los dos cuerpos), pensaba de una forma vertical y vio que el Cuerpo-Forma estaba allí abajo en el pasado, y el Cuerpo-Dharma estaba allí arriba, trascendiendo el tiempo; por lo tanto formó una relación vertical entre el individuo iluminado y el principio de Iluminación.

El cuerpo arquetípico del Buda: Sambhogakaya

El Mahayana tardío continúo pensando en forma vertical, pero dentro de ese pensamiento vertical, o esa experiencia vertical, hubo un desarrollo. Un tercer kaya o “cuerpo” apareció entre los otros dos. Finalmente, se le conoció como el sambhogakaya, que quiere decir en forma textual “el Cuerpo de la Dicha Mutua” o “el Cuerpo del Gozo Mutuo”. Este término a pesar de tener, un significado profundo propio no es de mucha ayuda en este contexto, y se le puede traducir mejor de una manera interpretativa, como el “Buda Ideal”, o incluso como el “Buda Arquetípico”. Este Buda Ideal no es un principio abstracto e impersonal como el del dharmakaya, sino que es una persona definitivamente, aunque al mismo tiempo no es una persona histórica, Podemos decir que es la persona Ideal e incluso la persona arquetípica por debajo del nivel de lo Absoluto, pero por encima y , más allá de la historia.

Así que para entonces ya habían tres kayas, tres cuerpos, alineados en forma vertical. De arriba hacia abajo teníamos el “Cuerpo-Dharma”, luego el “Cuerpo de la Dicha Mutua” y finalmente el “Cuerpo Creado” o nirmanakaya, como ahora se llama, debido a que en este estadio se aplicó el término rupakaya al Buda Ideal y al Buda histórico, indistintamente. Lo que se había desarrollado era la famosa doctrina de los Tres Cuerpos del Buda, que es de suma importancia para el mahayana y el vajrayana. Aunque por el momento tan solo nos interesa conocer lo que constituyó la base para los desarrollos posteriores en el mahayana y el vajrayana.

El buda histórico desaparece: Nirmanakaya

Más tarde sucedió algo un tanto espectacular, el Buda humano histórico, el nirmanakaya, desapareció con el pasado, casi se perdió de vista (en los países mahayana y vajrayana encontramos que el Buda histórico Shakyamuni ocupa un lugar relativamente poco importante), y que la Budeidad, el dharmakaya, pasó a un segundo plano -después de todo, el dharmakaya era un poco abstracto, vago y difícil de entender-. Y lo que quedó, ocupando el centro de atención, fue el Buda Ideal y Arquetípico; este es el Buda del mahayana, como se describe, por ejemplo, en el Sutra del Loto Blanco, en donde el Buda Ideal se llama Shakyamuni, a pesar de que obviamente ha dejado de ser la personalidad humana del Buda, es más bien el Buda Arquetípico de la Luz Infinita y de la Vida Eterna. El mahayana no se quedó allí, sino que alcanzó un desarrollo posterior: hasta entonces el mahayana había pensado verticalmente, y ahora empezó a pensar horizontalmente. Como resultado de esto aparecen dos Budas más a cada lado del Buda Ideal; a su derecha aparece Amitabha, el Buda de la Luz Infinita, y a su izquierda Akshobhya, el Imperturbable. Estos dos Budas personificaban tomando la forma de otros Budas Ideales- los dos aspectos principales de la Budeidad. Ellos poseen ciertos emblemas que sugieren su significación particular: el emblema de Amitabha es la flor de loto y el emblema de Akshobhya es la vajra. La flor de loto es suave, tierna y delicada; la vajra es dura, fuerte y poderosa. La flor de loto es pasiva y receptiva; la vajra es activa y dinámica. Así que podemos decir, usando términos demasiado conceptuales, que Amitabha es la personificación del aspecto de Amor del Buda Ideal, el aspecto de Amor de la Iluminación, mientras que Akshobhya es la personificación del aspecto de la Sabiduría Transcendental. Puede haber variaciones en este patrón fundamental; por ejemplo, se puede tener a un Buda con dos Bodhisattvas, en el que el Buda representa el Buda Ideal y los Bodhisattvas sus dos aspectos principales de Amor y Sabiduría.

Surge la Mandala de Budas

Debemos continuar ahora con los desarrollos en el vajrayana o tantra. El tantra pensaba tanto en forma horizontal como en forma vertical. Y debido a esto aparecieron otros dos Budas: uno apareció arriba del Buda Ideal y el otro debajo de él. Por el momento podemos llamar al Buda de arriba el “Buda de la Acción” y al de abajo el “Buda de la Belleza”. Entonces ahora tenemos cinco Budas: uno en el centro, uno a la derecha, otro a la izquierda, uno arriba y otro abajo. Estos cinco Budas conforman lo que se llama el mandala, el Mandala de los Cinco Budas. He dicho que el tantra pensaba tanto en forma horizontal como en forma vertical, pero esto no es totalmente correcto. Esas son sólo dos dimensiones y la verdad es que el tantra pensaba de una forma tridimensional. Tenemos que imaginamos que los cinco Budas ocupaban diferentes direcciones en el mismo plano horizontal: uno en el centro, uno en el norte, uno en el sur, uno en el este y otro en el oeste. De este modo tenemos que imaginarnos un eje central vertical, que viene del centro de este plano, con el Cuerpo-Dharma en el cenit y el Cuerpo Creado en el nadir. Así, el Buda Ideal quedaba en alineación vertical con el Cuerpo-Dharma y el Cuerpo Creado, al igual que en alineación horizontal con los otros pares de Budas Ideales. En la visión del tantra el Buda Ideal está en el centro de toda esa red tridimensional. Enseguida describiré el simbolismo de cada uno de los Cinco Budas individualmente, empezando con el Buda del centro, moviéndonos alrededor del mandala en la dirección de las manecillas del reloj. Mientras que los describo podemos tratar de “verlos”; dejando que los simbolismos creativos produzcan su impresión propia. Después de todo los símbolos son esencialmente algo creativo, es decir algo que puede producir una impresión directa sin tener que recurrir a sus correspondencias conceptuales, que son, de cualquier manera, tan solo aproximadas.

vairochana

Vairochana

Vairochana

Está sentado en flor de loto, usa un hábito de tipo monástico y ricamente bordado debido a que se encuentra en el plano arquetípico. Su pelo es negro, rizado y muy” corto. Tiene los lóbulos alargados; a veces tiene una protuberancia pequeña en la parte superior de la cabeza y cuenta con una pequeña espiral blanca de pelo entre las dos cejas.

El color de Vairochana

Vairochana es de color blanco brillante, como el de una luz blanca pura. El blanco en el tantra es el color de lo Absoluto y el color de la centralidad. Si estudiamos alguno de los símbolos del tantra encontraremos que otros Budas y Bodhisattvas asumen el color blanco, dejando su propio color a un lado, al conducirse hacia el centro del mándala, ya sea en un sentido literal o metafórico. Dos de los Bodhisattvas que representan buenos ejemplos de este fenómeno son Avalokitesvara y Tara.

Avalokitesvara, en un lenguaje técnico, es un Bodhisattva y su color original es, rojo, pero en el curso del tiempo, especialmente en el Tíbet, Avalokitesvara ganó cierta importancia, de manera que se convirtió en un tipo de Buda. Mucha gente le veneró y meditó sobre él, excluyendo a todas los demás Budas y Bodhisattvas; en cuanto se refiere a su vida espiritual, él ocupaba el centro del mandala y para indicar esto su color cambió de rojo a blanco. Lo mismo ocurrió con Tara, quien originalmente era verde. Fue olvidada su posición como Bodhisattva en la familia de un Buda particular; para sus devotos ella se convirtió en la totalidad, y al ganar más y más importancia, y convertirse en la forma de un Buda se volvió de color blanco, el color de la centralidad y de lo absoluto.

El nombre de Vairochana

El nombre de Vairochana significa, de forma literal, “El Iluminador”, el que vierte luz e irradiación. El nombre Vairochana era un epíteto del sol en los tiempos védicos. En el Japón, donde se extendió el culto de Vairochana, generalmente se le conocía como el “Buda Sol” -él es una especie de universo espiritual-. Vairochana tiene su propio emblema especial: la rueda, especialmente la rueda de los ocho rayos dorados, la rueda del Dharma. Algunas veces, en el arte tántrico, se le representa sosteniendo dicha rueda con sus manos recargadas en el pecho.

La mudra de Vairochana

La mudra de Vairochana es la proclamación inicial de la Verdad del Buda histórico en el Parque de los Venados, en Sarnath. Las representaciones, en el arte budista temprano, del Buda enseñando por primera vez, en el Parque de los Venados lo muestran realizando esta mudra.

El animal simbólico de Vairochana

Vairochana también cuenta con un animal especial, el león, que está asociado con la proclamación de la Verdad. En las escrituras las declaraciones del Buda a veces se denominan singha-nada, su “rugido de león” (singha es león, nada es sonido o rugido). El león ruge en la selva por la noche sin temor a las otras bestias, mientras que otros animales temen que al hacer algún ruido pueden ser atacados por sus enemigos; de acuerdo con el mito y la leyenda, el león ruge para proclamar su reino de la selva entera. Así, se compara el rugido del león con la intrépida proclamación de la Verdad del Buda, la proclamación de su soberanía sobre todo el universo espiritual.

Vairochana como centro de la mandala

Vairochana es la cabeza de la familia tathágata o Buda. Esto es bastante significativo debido a que sugiere que Vairochana es el Buda del que los otros Budas son sólo aspectos. Uno de los miembros más importantes de esta familia es Mañyusri, el Bodhisattva de la Sabiduría Transcendental.

Akshobhya y sus características

Ocupa el cuarto oriental del mandala y es de color azul oscuro -el color del cielo de media noche en los trópicos-. Su nombre significa “Inquebrantable”, “Inalterable”, “Inmovible”, “Imperturbable” y su emblema es la vajra. La mudra de Akshobhya es bhumisparsa, o “la que está tocando la tierra”.

Su animal es el elefante, el animal terrestre más grande y más fuerte de todos los animales -no es muy fácil empujar a un elefante-. De acuerdo con la tradición, el elefante es el animal más sabio; Akshobhya es la cabeza de la familia Vajra que incluye al Buda o Bodhisattva Vajrasattva, así como muchas divinidades coléricas (Budas, Bodhisattvas y guardianes en formas coléricas), como Samvara, Heruka, Hevajra, Bhairava. De hecho parece que hay más deidades de tipo colérico en la familia Vajra que en cualquier otra familia de Budas. Esto puede deberse a que la vajra tiene poderosas asociaciones.

Ratnasambhava y sus características

Ocupa el cuarto del sur de la mandala; su nombre significa “El que Nació de una Joya” o “El Productor de Joyas” y su emblema naturalmente es la joya. Su mudra es la de las Tres Joyas; el animal de Ratnasambhava es el caballo, que está asociado con la partida histórica del Buda, de la noche cuando se fue de casa montando un caballo, acompañado solamente por su joven auriga. El caballo en el simbolismo budista es la encarnación de la velocidad y la energía, especialmente la energía en forma de prana, o aliento vital. En el arte budista tibetano puede encontrarse con frecuencia la figura de un caballo galopando a través del aire, con las Tres Joyas a cuestas. Esta figura sugiere que sólo puede alcanzarse la Iluminación a través de la concentración y la canalización adecuada de nuestra energía. Ratnasambhava es la cabeza de la Familia Joya que incluye al Bodhisattva Ratnapani, a Yambhala -al que podría llamársele el dios de la riqueza- y a Vasundhara, la Diosa Tierra.

Amitabha y sus características

Se encuentra en el cuarto occidental del mandala y es de color rojo; su nombre quiere decir “Luz Infinita” y su emblema es la flor de loto, que significa renacimiento y crecimiento espirituales.

Amitabha ocupa un lugar de particular importancia en el budismo japonés incluso en la actualidad, especialmente en relación con la escuela Jodó Shin, en la que no se venera a ningún otro Buda o Bodhisattva. Esta escuela recomienda la invocación del nombre de Amitabha, no con la finalidad de alcanzar la Iluminación sino más bien para expresar gratitud por el regalo de la Iluminación que ya ha sido recibido. Los devotos de la escuela Jodó Shin aspiran renacer en Sukhavati después de su muerte, la “tierra o esfera del gozo”, la Tierra Pura de Amitabha, que se encuentra situada en el cuarto occidental del universo. Aspiran renacer allí debido a que las condiciones para alcanzar la Iluminación en esa esfera son mucho más favorables que en la Tierra: allí no tienen que preocuparse por conseguir alimento o bebida, estos aparecen de manera automática; no tienen que preocuparse por tener abrigo debido a que el clima es ideal; además es posible oír las enseñanzas de Amitabha todo el tiempo y por lo tanto queda asegurado el progreso espiritual.

Akshobya

Akshobya

Ratnasambhava

Ratnasambhava

Amithaba

Amithaba

La mudra de Amitabha es la meditación, en la que con las palmas hacia arriba. Al estar asociado con el occidente, también se le asociado con el atardecer, en el que la luz empieza a desaparecer, como cuando en la meditación la mente empieza a retirarse de los objetos materiales y entra en una especie de oscuridad -un estado superior de conciencia o un estado del que es inconsciente la mente inferior-.

El animal de Amitabha es un pájaro, el pavo real, el ave más espléndida de todas. No está muy clara su relación con este animal, aunque existen varias explicaciones. Una de ellas dice que los ojos que tienen las plumas de la cola del pavo real están asociadas con la conciencia; sin embargo esto no parece tener relevancia en este caso. Podría deberse a que el pavo real se alimenta de víboras, incluyendo víboras venenosas, lo que sugiere cierta inmunidad al veneno, al veneno de cualquier tipo de corrupción.

Con frecuencia se utilizan las plumas del pavo real en los rituales tántricos, las que se colocan en floreros que contienen agua consagrada.

Amitabha es la cabeza de la familia loto que incluye varias figuras espirituales muy conocidas; una de las más importantes de ellas es Avalokitesvara, el Bodhisattva de la Compasión. Además se encuentran Kurukulla, Padmanartesvara y Padmasambhava.

Amoghasiddhi y sus características

Se encuentra en el cuarto del norte del mandala y es de color verde. Su nombre significa “el Éxito Infalible” o “la Realización Libre de Obstáculos”; su emblema es la vajra doble (dos vajras cruzadas). Este es un símbolo muy misterioso y poderoso (está conectado, entre otras cosas, con un aspecto especial de la unión de opuestos). La mudra de Amoghasiddhi es la intrepidez, una virtud heroica que se destaca en todas las formas del budismo, especialmente en la tántrica. El animal o criatura de Amoghasiddhi es el garuda u hombre pájaro, una fabulosa criatura híbrida que tiene una forma humana (masculina o femenina) de la cintura para arriba, pero patas y alas de pájaro. Amoghasiddhi es la cabeza de la familia karma o de la Acción.

Fuente: Sangharákshita en el libro El Budismo su Enseñanza y su Práctica

Otros Artículos

Tadao Ando envuelve con lavanda una estatua gigante del Buda

Tadao Ando envuelve con lavanda una estatua gigante del Buda Antes de la construcción del templo, la escultura de Buda de 13,5 metros de alto (44 pies) estuvo sola por 15 años. Después de su [...]

Las imágenes más hermosas de Wesak alrededor del mundo

Fuente: www.infobae.com Hace unos días, en conmemoración del Wesak, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, emitió el siguiente comunicado: "Quisiera transmitir mis mejores deseos a todos los que celebran el Día de [...]

El budismo tibetano tiene ya a sus primeras “geshemas” o monjas con grados doctorales

El grado de Gueshe dentro de la tradición tibetana Guelugpa o "de los sombreros amarillos", es un equivalente a lo que los occidentales podríamos denominar como un "doctorado en budismo tibetano". Este título, desde tiempos [...]

El Propósito del Ritual

El Propósito del Ritual La Comunidad Triratna surgió en respuesta a las condiciones occidentales y a un intento de crear una forma de Budismo adecuado a las personas que viven inmersas en la cultura [...]