Generic selectors
¿Buscar palabras exactas?
¿Buscar en títulos?
¿Buscar en contenido?
Post Type Selectors
Filtrar por categorías
Actividad Especial
Actividad Especial Online
Actividades para Mitras
Actividades para Mitras Online
Actividades Pasadas
Actividades Permanentes
Anexo de Coyoacán
Artículos
Budismo
Budismo Online
Budismo para Jóvenes
Budismo para Jóvenes Online
Budismo y Meditación
Budismo y Meditación Online
Chi Kung
Chi Kung Online
Clases Permanentes de Yoga
Conferencias
Conferencias Online
Coyoacán
Cuerpo Consiente
Curso Fundacional
Curso Fundacional de Budismo y Meditación
Curso Fundacional de Budismo y Meditación Online
Curso Fundacional de Meditación
Curso Fundacional de Meditación Online
Curso Fundacional Online
Cursos de Yoga
Cursos de Yoga Online
Cursos Iyengar Avanzados
Dharmapriya
Festivales
Festivales Online
Meditación
Meditación Online
Mindfulness
Mindfulness Online
Noticias
Plan de Estudio Formal
Plan de Estudio Formal Online
Plantilla
Puyas
Puyas Online
Retiros
Retiros de Yoga
Retiros Online
Roma
Shiatsu
Sin categoría
Tai Chi
Talleres de Yoga
Talleres de Yoga Online
Talleres Especiales
Talleres Especiales Online
Yoga
Yoga Online
Yoga para Jóvenes
Yoga Principiantes
Yoga Principiantes Online
Yoga Restaurativa
Yoga Restaurativa Online
Yoga Terapéutica
Yoga Terapéutica Online

¿Cómo llegó el Budismo al Tíbet?

Esta historia tiene especial interés porque resulta realmente inverosímil. Es muy curioso que el budismo haya llegado al Tíbet nada menos que de la India. Estamos acostumbrados a ver el Tíbet como un país budista, quizá como el país budista por excelencia. Pero no siempre ha sido así. Antes de ocurrir, la posibilidad de que el budismo pudiera ser trasplantado desde la India a la Tierra de las Nieves debía parecer muy remota.

El gran valle del antiguo Tibet tiene un clima y está a una altura que permite que los colores del cielo, las montañas y el sol evoquen la brillantez y claridad de la mente Iluminada

Mapa De Tíbet

En un mapa la India y el Tíbet parecen estar muy cerca, pero en realidad se encuentran muy lejos. Entre ambos países se alza una gigantesca barrera: el Himalaya. Esta colosal cordillera se extiende a lo largo de 3 000 Km., dividendo la India, que queda al sur, y el Tíbet, al norte. Los dos países están prácticamente separados. También están divididos climáticamente. El clima de la India es subtropical, se caracteriza por un sol abrasador, lluvias torrenciales durante la época monzónica, y por períodos de sequía. El Tíbet, en cambio, situado a 3 600 m sobre el nivel del mar, goza de un claro cielo, una tonificante atmósfera, y temperaturas que a menudo llegan muy por debajo del punto de congelación.

Clima de Tíbet

Cada clima produce diferentes estilos de vida. La India era, y todavía es, un país predominantemente agricultor. La tierra ha sido cultivada durante siglos, y sus habitantes gozan de una existencia plácida y estable en miles de aldeas. Pero en el Tíbet la economía fue principalmente de pastoreo. Sus habitantes tenían grandes rebaños de ovejas y manadas de yaks y eran nómadas, recorrían los vastos espacios viviendo en tiendas o montados a caballo. Los indios y los tibetanos pertenecen también a diferentes grupos étnicos. La India está ocupada predominantemente por el pueblo ario del norte y el dravídico del sur, mientras que los tibetanos pertenecen a un subgrupo del pueblo mongol que incluye también a los birmanos y los newaris del Nepal.

Diferencias entre el temperamento indio y tibetano

Todos estos factores se reflejan en la diferencia de temperamento entre indios y tibetanos. A riesgo de generalizar, yo diría que los indios tienden al misticismo, en el sentido más amplio de la palabra. Son muy conscientes de la existencia de un mundo espiritual más elevado o una dimensión trascendental. Si en la India conoces a alguien, digamos que en un autobús, un tren, o simplemente andando por la calle, puedes entablar rápidamente una conversación sobre temas de carácter religioso o místico. Ésa es la clase de lenguaje que los indios entienden, la perspectiva que aceptan y que, en cierto sentido, dan por sentada. Mientras que a veces en lo concerniente a asuntos prácticos puede que no tengan la más remota idea ni comprendan nada, en cambio si les hablas de la realidad última, sabrán enseguida de qué les estás hablando.

El carácter tibetano es muy diferente. En Occidente nos gusta creer que los tibetanos son misteriosos, exóticos, seres de otro mundo. Pensamos que cuando no están levitando o volando por el aire, están ocupados abriendo su tercer ojo. Pero en realidad no es así en absoluto. A juzgar por mi experiencia tras haber vivido con los tibetanos de Kalimpong, diría que en el mundo no existe nadie tan práctico como ellos. Son hábiles negociantes, incluso los monjes sabe