Tadao Ando envuelve con lavanda una estatua gigante del Buda

Antes de la construcción del templo, la escultura de Buda de 13,5 metros de alto (44 pies) estuvo sola por 15 años. Después de su finalización, el cliente se dio cuenta que la estatua de piedra estaba desescalada con respecto a su entorno, generando en los visitantes una incómoda sensación. Por esta razón, decidieron contratar a Ando para crear una transición más serena al llegar a la estatua.

El templo envuelve la estatua, dejando únicamente la punta de su cabeza visible desde fuera de la colina, rodeada por más de 150.000 lavandas que permiten variar el color del paisaje de verde en primavera a púrpura en verano, a blanco con nieve en el invierno. Los visitantes ahora llegan al Buda a través de un pasadizo de 40 metros de largo que desemboca en un espacio circular que rodea la estatua.

“El objetivo de este proyecto fue construir un vestíbulo de oración que pudiera mejorar el atractivo de una estatua de Buda tallada en piedra hace 15 años”, explicó Ando en un ensayo para DOMUS Magazine.

“Nuestra idea fue cubrir el Buda hasta su cabeza con una colina con lavanda. Bajo la colina hay un túnel de 40 metros de largo y una rotonda que abraza la estatua”, continúa.

“La intención del diseño fue crear una secuencia espacial intensa, comenzando con un largo abordaje a través del túnel para aumentar la anticipación de la estatua, que es invisible desde el exterior. Cuando se lleva al vestíbulo, los visitantes miran hacia arriba al Buda, cuya cabeza está rodeada por un halo de cielo al final del túnel”, agrega.

Fotogalería:

Fuente: http://www.archdaily.mx/mx/877337/tadao-ando-envuelve-una-estatua-gigante-de-buda-con-un-templo-cubierto-de-lavanda

2017-11-29T16:04:47+00:00