Generic selectors
¿Buscar palabras exactas?
¿Buscar en títulos?
¿Buscar en contenido?
¿Buscar en artículos?
¿Buscar en páginas?
Filtrar por categorías
Actividad Especial
Actividades para Mitras
Actividades Pasadas
Actividades Permanentes
Artículos
Budismo para Jóvenes
Budismo y Meditación
Chi Kung
Clases Permanentes de Yoga
Conferencias
Coyoacán
Cuerpo Consiente
Curso Fundacional
Curso Fundacional de Budismo y Meditación
Curso Fundacional de Meditación
Cursos Iyengar Avanzados
Dharmapriya
Festivales
Meditación
Mindfulness
Noticias
Plan de Estudio Formal
Plantilla
Puyas
Retiros
Retiros de Yoga
Roma
Shiatsu
Sin categoría
Tai Chi
Talleres de Yoga
Talleres Especiales
Yoga
Yoga para Jóvenes
Yoga Principiantes
Yoga Restaurativa
Yoga Terapéutica

La palabra Zen es una transliteración de la palabra Chan que significa absorción meditativa

¿Qué es el Budismo Zen?

El budismo Zen, como cualquier otra forma de budismo, se originó con el Buda. El Buda, después de su Iluminación desarrolló un sinnúmero de formas para enseñar a sus discípulos a llegar a la experiencia del despertar.

Se cuenta que en una ocasión cuando estaban reunidos un gran número de sus discípulos, el Buda los aproximó, como usualmente lo hacía cuando quería dar una enseñanza, en esta ocasión en lugar de hablar simplemente levantó con una de sus manos una flor de loto sin decir ninguna palabra y esbozando únicamente una suave sonrisa. Todos los discípulos ahí reunidos pudieron ver el gesto pero no se percataron de lo que él quiso transmitir. Sin embargo uno de sus discípulos principales, Mahakashyapa, pudo entender y captar el mensaje que el Buda transmitió más allá de cualquier palabra.

Este particular evento, en el que el Buda pudo comunicar en silencio algo del espíritu del despertar, se considera el inicio de la gran tradición que ahora se llama Zen.

Una transmisión especial fuera de las escrituras. Sin depender de palabras o letras

El Zen trata de llevar la práctica y la enseñanza del despertar más allá de cualquier doctrina, palabra o de forma convencional de comunicación. El Budismo Zen es ante todo una concreta e inmediata forma de emitir la esencia de la experiencia de la Iluminación y de ver las cosas como son.

Apuntando directamente a la mente

El Budismo Zen es una rama del Budismo Indio tardío llamado Mahayana. El Mahayana tiene varios trasfondos filosóficos, entre ellos está el de la escuela llamada Madyamika –que enfatiza la naturaleza vacía de las cosas a partir de la doctrina de Shunyata- así mismo el budismo Zen recalca que la mente o la conciencia es idéntica a lo que percibe, un énfasis de la escuela filosófica Mahayana llamada Yogachara. De acuerdo a esta doctrina para alcanzar la plena experiencia del despertar uno debe contactar directamente la naturaleza de la Mente o la conciencia en su sentido más profundo.
De ese modo el budismo Zen considera que la Mente es idéntica a la realidad. Esto quiere decir que si queremos llegar a un pleno despertar tenemos que aproximar directamente aquello que nos permite percibirla, tenemos que aproximar directamente a la propia mente, esto se lleva a cabo a partir de la meditación.

“No árbol de bodhi hay, ni la superficie de un espejo claro, siendo todo vacuidad, ¿dónde, pues, se asienta el sarro?”
Hui Neng

El Zen y la meditación

Así mismo el Zen es la escuela de Budismo que toma a la meditación como la vía directa para alcanzar el despertar. Todas las escuelas del Budismo también toman la meditación como una práctica y tratan, a través de ella, llegar a la plena percatación sin embargo es el Zen entre todas las diferentes escuelas tradicionales la que toma a la meditación como la principal herramienta para llegar a este logro.

La palabra Zen es de origen japonés y se deriva de la palabra china Chan, que es como se le llamaba al budismo Mahayana practicado en China del cual surgió el Zen. A su vez la palabra Chan es una transliteración de la palabra en sánscrito Dhyana. El término Dhyana describe la experiencia de absorción meditativa que surge posterior a una efectiva concentración. En los antiguos discursos del Buda se detallan hasta ocho diferentes niveles de esta absorción.

Observando a nuestra propia naturaleza y despertando a la Budeidad

Por último el Zen considera que cualquier persona tiene, no solo el potencial hacia la Iluminación, si no la Budeidad misma en su experiencia. Este es un rasgo muy particular del Budismo Zen. Cuando los practicantes se involucran con cualquier aspecto de su práctica, ya sea atención consciente, compasión -o lo que sea-, asumen que esa cualidad está ya inmanente en su experiencia, consecuentemente la práctica consiste en abrirse y descubrir lo que ya existe en su propia condición. Esto hace que la práctica del Zen sea muy positiva, afirmativa y que permita a sus practicantes progresar de una forma natural y sencilla. En esencia el Zen afirma que todos somos Budas y la práctica ayuda a descubrir más profundamente este hecho.

Zen en occidente

La transición del Budismo Zen japonés y del Budismo Chan chino es relativamente reciente en Occidente. El Budismo Zen fue una de las primeras formas de Budismo que se llegó a conocer y practicar en Europa y las Américas. Es apenas en el siglo pasado cuando grandes y eminentes maestros del lejano oriente emigraron a diferentes ciudades del mundo occidental, dando conferencias, organizando retiros y creando comunidades de práctica. Se han escrito a lo largo de los últimos sesenta años muchas obras de difusión del budismo zen y hubo un momento en la historia del budismo en Occidente que ésta escuela fue sin duda la que más se practicó. Sin embargo, y dada la naturaleza críptica del Zen se han dado muchos malos entendidos sobretodo cuando las personas lo aprenden a través de libros o meras pláticas (esto no deja de ser irónico dado que uno de los pilares de esta tradición postula se debe alcanzar el despertar sin depender de palabras o escrituras).

Budismo zen en México

La llegada del Zen a México fue muy similar a la de otros países occidentales. Llegó a través de migraciones de maestros de oriente a este país. Existen dos figuras que vale la pena mencionar. Primero el gran maestro Ejo Takata que en los años 60 emigró a este país para dar a conocer la meditación Zen y, de acuerdo a las leyendas urbanas, llegó a concentrar a cientos de entusiastas estudiantes en el gimnasio de la Universidad Nacional Autónoma de México a tempranas horas del día, creando de esa forma el primer Zendo (aula de meditación zen) en el país. El maestro Takata también se involucró en dar a conocer la Soya en México y enseñó a varios grupos indígenas su cultivo. Existen un sinnúmero de mexicanos que llegaron a conocer y practicar el Budismo Zen a través del contacto que tuvieron con este gran maestro. El maestro Takata falleció en 1995.

El segundo evento importante es el encuentro en México del eminente maestro zen D.T. Suzuki y el destacado psicoanalista Erich Fromm. Estos dos grandes exponentes del budismo zen y el psicoanálisis tuvieron un diálogo en la ciudad de Cuernavaca (ciudad cercano a la capital de México) en los años 60. En este encuentro pudieron analizar los paralelos y las diferencias de sus respectivas disciplinas. Este gran debate entre estos dos eruditos creó un gran interés en la práctica del Zen en ciertos círculos intelectuales y psicoterapéuticos. Sin embargo el libro que fue escrito a partir de este gran diálogo no comunica fehacientemente lo que estos maestros trataron de comunicar a los presentes. “Budismo Zen y Psicoanálisis”, lamentablemente, es un pobre reflejo de este gran acercamiento entre estos dos campos del conocimiento humano.

A lo largo de los últimos 30 años la práctica del Budismo Zen se ha extendido en este país con comunidades derivadas de varios maestros. Está, por ejemplo la comunidad de conciencia plena iniciada por el maestro vietnamita Thich Nhat Hanh. El maestro coreano Samu Sunim ha inspirado la creación de varios templos en la Ciudad de México. Un reciente desarrollo ha sido la continua presencia de grupos inspirados por la llegada y residencia de maestros zen norteamericanos como John Tesshin Sanderson y el antiguo Abad del Centro Zen de San Francisco, Norman Fisher. Éste último ha llevado a cabo diferentes retiros y visita a las principales ciudades de México para presentar la enseñanza y la práctica de esta ancestral forma de Budismo.

Otros Artículos

Amogasiddhi: éxito sin obstáculos

Amogasiddhi: éxito sin obstáculos La fuerza total de dos relámpagos diamantinos. El Buda del cuadrante norte es Amogasiddhi. Su nombre significa “éxito sin obstáculos”. Con frecuencia, se le representa moviéndose con [...]

La Muerte de un Buda

La Muerte de un Buda La naturaleza de la muerte de un Buda El Buda no era una persona ordinaria, de modo que su "muerte" no fue común y corriente. En ocasiones, [...]

Las Cuatro Escenas

Las Cuatro Escenas Las cuatro escenas Siddhartha Gotama, días antes de abandonar el palacio que fue su hogar, atravesó por una especie de crisis espiritual (aunque no es así como lo [...]

2017-11-29T16:06:43+00:00
Hola, que tal.
Si estás interesado en comunicarte al Centro Budista Roma, nuestros números principales son: 5525402355250086. Si tienes problemas para comunicarte, llama al: 55149134, 55149133 o 551491​38. Gracias
close-link